martes, 25 de enero de 2011

La Gastroteca de Santiago

Estupendo restaurante/taller en el mismo centro de Madrid (Plaza de Santiago, 1). Recomendable al 100% elegir el menú degustación (cambia cada día a elección del chef) acompañado con el maridaje de vinos que sugiere el sumiller (hay que añadir 25 € más por persona si eliges esta opción). No es barato, y quizás la relación calidad/precio está un poco por debajo de lo esperado.


Los domingos es el día elegido para el menú basado en los arroces: el chef propone dos/tres platos de arroz a elegir. Aún no lo he probado, pero estoy a la espera... Me faltan voluntarios para que me acompañen, así que desde este foro lanzo el guante a ver si alguien lo recoge.

Bueno, vamos a ver el menú desgutación con el que nos homenajeamos hace unos meses. Para empezar, un entrante de langostinos tigre empanados y navajas con berberechos en salsa, maridado con un vino blanco Improvisaciò (denominación de origen Penedés).


A continuación, el segundo entrante fue cabraccio con langostinos en salsa verde, maridado esta vez con un cava Raventòs i Blanc.


Como último entrante, el chef optó por un steak tartar (sencillamente espectacular) con salsa de mostaza, maridado con un tinto italiano D.O. Barbera d'Alba.


Para el plato de pescado, nos sirvió dorada con cardo y cogollo de lechuga templada, maridado con un Franck Grux (D.O. Bourgogne Chardonnay).


En cuanto a la carne, el chef nos preparó un codillo, maridado esta vez con Massuria (D.O. Vinos del Bierzo).


En cuanto a los postres, nos sirvieron un struddle y un lingote de chocolate, ambos maridados con un vino dulce alemán (buenísimo, aunque se me olvidó preguntar el nombre).


Simplemente decir que salimos totalmente satisfechos, y bastante bebidos la verdad. A lo tonto, a lo tonto, te tomas 4/5 copas de vino, y aunque la cantidad de comida ayuda, es necesario un largo paseo para volver a unos parámetros nominales de compostura. No cantamos el "Asturias, patria querida", pero poco le faltó. Lo mejor: el steak tartar, la seleción de vinos, el ambiente tranquilo y el servicio. Lo peor: el precio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario