martes, 1 de febrero de 2011

Zermatt: Trekking y Fondues


Zermatt está dominado por uno de los mayores símbolos de Suiza, el inconfundible pico Matterhorn o Cervino. Zermatt es uno de los mejores destinos turísticos en Suiza para hacer senderismo; quizás por la sublime belleza del Matterhorn y la cantidad de cuatromiles que le rodean, y sin duda gracias a la ausencia de vehículos motorizados (una de las cosas más curiosas del pueblo es que sólo puedes acceder por tren) y al ambiente de tradición que se respira en sus calles.


Este viaje lo realizamos con la agencia Yokmok junto a uno de sus fundadores, Jorge, una persona cuya trayectoria vital es digna de seguir. A continuación os pongo parte del itinerario que seguimos, junto con alguna de las casi 600 fotos que hicimos. El traslado desde Madrid no es nada complicado, ya que hay vuelos diarios a Ginebra. El traslado al pueblo de Zermatt hay que hacerlo en coche, aunque la última parte del trayecto hay que hacerlo en tren, ya que Zermatt es un pueblo libre de humos. Los pocos vehículos que ves son eléctricos. Os podéis hacer una idea del silencio y la paz que se respira. Zermatt es la cuna por excelencia del alpinismo en Suiza, y junto con Chamonix, referencia mundial en cuanto a deportes de montaña.


El alojamiento lo hicimos en un apartamento, cuyas vistas desde la terraza son de las cosas que permanecerán siempre en mi memoria. Los desayunos en la terracita, con los primeros rayos del sol calentándote, y viendo el Matterhorn, no tuvieron precio. La logística alimenticia se puede realizar en cualquiera de los pequeños supermercados que hay repartidos por todo el pueblo, mientras que para la cena (IMPRESCINDIBLE a base de fondues y/o raclettes) no faltan restaurantes. Como en toda Suiza, la cantidad de relojerías es inaudita. Eso sí, hace falta tener muuucha pasta, porque todo es caro en general... También hay infinidad de tiendas con material de esquí y escalada, y se pueden ver muchos productos de la marca RG, del símbolo nacional Roger Federer.


Con más de 400 kilómetros de senderos, las posibilidades en Zermatt son casi ilimitadas. Cuenta con un excelente sistema de teleféricos que permite ganar altura fácilmente y empezar las marchas a casi 3.000 metros de altura. La altura media de nuestras caminatas fue de 2.200 metros, así que la espectacularidad de las vistas os la podéis imaginar. En los alrededores de Zermatt hay 29 cimas de más de 4.000 metros. Por senderos que recorren la base del Matterhorn; por caminos que llevan hasta el borde de glaciares como el Alestch; o hasta lagos alpinos donde el reflejo de las montañas es perfecto, pasamos 5 días. También cogimos el telecabina más alto de Europa: el Klein Matterhorn, con la llegada a 3.883 metros de altura, donde las vistas son espectaculares.


Las rutas en general fueron fáciles y si las ampollas os respetan, no hay ningún problema para cualquier persona, por muy fuera de forma que esté (como es mi caso). Visitamos lugares como los lagos Stellisee y Schrwarzsee, la cresta de Hirli, donde encontramos algunos pocos ejemplares de la flor nacional y símbolo de Suiza, los famosos edelweiss (que por cierto, para ser tan famosa es una de las flores más feas que he visto en mi vida).


Y por supuesto visitamos el hotel más alto de los Alpes: a 3.100 metros el hotel Gornergrat nos ofreció unas vistas sobre las cimas digna de contar algún día a nuestros nietos. Allí pudimos ver a los también famosos San Bernardos ahora utilizados como reclamo turístico. Qué pena...


Para terminar, una última foto del Matterhorn, con la cima iluminada con las últimas luces del atardecer, y con una nube jugueteando en su cumbre... En definitiva, un precioso viaje que recomiendo a todo el mundo, difícil de olvidar por los paisajes, las caminatas, las fondues, la tranquilidad que se respira... Una manera distinta de conocer Suiza.



¡Animaos! Jorge os recibirá con los brazos abiertos. Ya os digo yo que merece la pena... Aunque no seáis expertos montañeros.

Fuentes: Yokmok

1 comentario:

  1. Buff... A mí en cuanto se me habla de montaña, me evado... y si me enseñas fotos como éstas, y Suiza, que la llevo en mi corazón (Un tío mío era de allí, una persona increíble), pues ya me has dejado oliendo a monte durante un buen rato...
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar