miércoles, 20 de abril de 2011

Torrijas


Hoy, víspera de Jueves Santo, os traigo la receta del dulce por antonomasia de la Semana Santa: las TORRIJAS. Cabe mencionar que cada maestro tiene su librillo, y que hay tantas recetas de torrijas como personas hay, pero bueno, aquí voy a poner una receta canónica, sencilla, y sin alharacas. Luego cada uno puede innovar tanto como quiera. Las torrijas se pueden tomar como desayuno, postre y/o merienda. Acompaña perfectamente tanto un café como un vino dulce, así que... Up to you!

INGREDIENTES
  • Pan del día anterior o pan de torrijas
  • Leche
  • Cáscara de limón y de naranja
  • Huevos
  • Aceite de oliva
  • Azúcar blanquilla
  • Canela en rama y molida
ELABORACIÓN
Se pone a hervir un litro de leche con azúcar (2/3 cucharadas soperas), una corteza de limón y una de naranja, y una rama de canela. Cuando haya hervido 2-3 minutos (cuidado no se os pegue), se retira del fuego y se deja templar (15-20 minutos). Mientras tanto se corta el pan en rebanadas gruesas (de unos dos dedos de anchura) y se reserva. También se baten dos huevos en un recipiente que permita luego empapar las rebanadas de pan.

Una vez templada la leche, se saca la ramita de canela y las cáscaras de limón y naranja. Se pone a calentar abundante aceite en una sartén. Recomiendo usar una sartén de tamaño medio para no gastar demasiado aceite. El procedimiento para freir las torrijas es el siguiente: se empapa una rebanada de pan en la leche, se escurre, se pasa por huevo, se vuelve a escurrir y se pone en la sartén. En cuanto coja color dorado se le da la vuelta y se fríe por el otro lado. Una vez bien frita, se saca del aceite y se deja en una fuente con papel absorbente para que elimine el exceso de aceite.


Una vez fritas todas las rebanadas y habiéndoles quitado el exceso de aceite con el papel absorbente, se rebozan en una mezcla de azúcar y canela molida (3-4 partes de azúcar por parte de canela). Se sacuden para eliminar el exceso de azúcar y se dejan en otra fuente. Una vez rebozadas todas las rebanadas, se echa la mezcla de azúcar y canela en la leche que haya sobrado de empaparlas previamente. Se mexcla todo bien, se cuela para que no haya restos de migas, y se vierte sobre la fuente de torrijas ya rebozadas.


Personalmente me gustan más sin echarles leche por encima, pero vamos, para gustos los colores. Espero que os gusten y que os animéis a hacerlas, aunque hay que tener un poco de paciencia.

1 comentario:

  1. A lo mejor me atrevo...
    Aunque a lo mejor no, y las compro hechas en Torrijón de Ardoz, que pilla cerca... ;)

    ResponderEliminar